SAIZ 2007. RIO NEGRO TODO POR VENIR

febrero 27, 2007

PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA Y MALTRATO HACIA LOS ADULTOS MAYORES

Filed under: PAPE MARIO — politicarionegrina @ 2:46 am

23 Febrero 2007 -

 

 

Viedma.- El legislador Mario Pape (Alianza Concertación) promueve en un proyecto de ley la creación de la Comisión Integradora de “Prevención de la Violencia y del Maltrato hacia los Adultos Mayores”, que, según la iniciativa, dependerá del Ministerio de Familia y a través de la Dirección de la Tercera Edad.
El cuerpo parlamentario tendrá como objeto generar conciencia en la comunidad sobre la prevención del maltrato o violencia ejercida contra los adultos mayores, estimular su contención y apoyo cuando se encuentren en situación de riesgo físico o sanitario y fortalecer la cohesión familiar, generando conciencia de solidaridad entre los integrantes de cada familia respecto a las demandas de ese grupo etáreo.
La comisión deberá canalizar todos los recursos posibles para identificar a los mayores maltratados, así como garantizar, preservar y promover sus derechos, reconociéndoles así un nuevo protagonismo en la comunidad, entre otros propósitos.
Pape expresa en los fundamentos que “el maltrato a los adultos mayores es un fenómeno muy recurrente en el mundo y es posible que la sociedad se resista a creer en la existencia de este flagelo. Es una problemática grave que genera situaciones de trastornos físicos, psíquicos y anímicos para la victima del abuso”.
“El maltrato al anciano ocurre en ambos sexos; se presenta en cualquier estrato socioeconómico, grupo religioso, raza y, de igual manera, en personas sanas y competentes o enfermas y discapacitadas, siendo mayor su frecuencia en estas últimas”. Un estudio del Huose Select Comité on Aging reporta que entre 1 y 2 millones de adultos mayores en América experimentan maltratos cada año, cita Pape.
El legislador del oficialismo señala que “hablamos de malos tratos ante cualquier acto u omisión que produzca daño, intencionado o no, practicado sobre personas mayores, que ocurra en el medio familiar, comunitario o institucional, que vulnere o ponga en peligro la integridad física, psíquica, el principio de autonomía o el resto de los derechos fundamentales del individuo. Expresa que se refiere “no sólo a los abusos físicos sino también psicológicos, sexuales o económicos, que impiden al anciano denunciar tales atropellos y pedir ayuda para superarlos”.
Apunta luego que “la frecuencia de los malos tratos y negligencia, según los estudios, se da en un 5 a 8% de nuestros mayores, pero es difícil saber la frecuencia real. En muchas ocasiones el mayor no se queja o, en todo caso, no llega a denunciar el problema por miedo a represalias de las personas que lo atienden, por vergüenza o para proteger a otros, y encubren la situación de que son objeto. Se produce –dice Pape- un sentimiento contradictorio de afecto, rechazo y dependencia emocional ante quien ejerce violencia contra él e incluso, en algunos casos, se dan sentimientos de culpabilidad asociados”.
Señala la importancia del papel que el personal sanitario puede desempeñar en los programas orientados a detectar el maltrato ya que “cabe suponer que los médicos son quienes están en mejores condiciones para detectar los casos de maltrato, debido en parte a la confianza que la mayoría de las personas de edad deposita en ellos”.

Consecuencias del maltrato en los adultos mayores

Continúa Pape en los fundamentos: “Para los ancianos, las consecuencias del maltrato pueden ser graves, ya que se trata de personas físicamente más débiles y más vulnerables. Incluso una lesión relativamente leve puede causar daños graves y permanentes”.
“También se ha señalado que existen otros síntomas asociados con los casos de maltrato como los sentimientos de impotencia, alienación, culpa, vergüenza, temor, ansiedad, negación y el estrés postraumático (el cual puede aumentar el riesgo de muerte), la depresión y los intentos de suicidio”.
En las conclusiones de su argumentación, Pape manifiesta que “el reconocimiento y respeto a la vida humana parte de reconocer y respetar a los mas débiles. Debemos respeto y cuidado a nuestros ancianos, y el profundo reconocimiento por todo lo dado y lo vivido. Ellos merecen vivir y disfrutar la vida con dignidad
”.

Fuente: Prensa Legislatura

About these ads

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: